La Importancia del baño

Según la IFH (International Scientific Forum on Home Hygiene), las principales fuentes de infección son otros seres humanos, la comida, el agua y por último… las mascotas. Ellos mismos recomiendan mantener a los animales en buenas condiciones de salud e higiene para que representen un riesgo menor, una mascota vacunada, desparasitada y LIMPIA no representa ningún problema para la salud, a menos que dejemos que los perros vengan de la calle con las patas llenas de gérmenes y les permitamos subir a las superficies donde estamos en ese momento preparando la comida.

Y no entremos en pánico pensando que los animales nos van a infectar y transmitir enfermedades, más miedo hay que tener a otras personas que saludamos y a saber si se han lavado las manos después de coger o limpiarse quien sabe qué cosas. Además todos los estudios actuales apuntan a que la convivencia con mascotas ayuda en muchos aspectos a la salud física y mental, además de que los niños que crecen con animales (que no como animales), suelen ser más empáticos y menos propensos a las alergias. Pero por supuesto hay que tener dos dedos de frente y mantener una higiene adecuada de nuestras mascotas y nuestro hogar.

Por otra parte, un perro limpio no solo tendrá una mejor calidad de vida, sino que estará generalmente más sano. Esto se debe a que al igual que en nosotros, los baños les ayudan a prevenir infecciones, enfermedades y a controlar mejor los parásitos externos.

Razones para bañar con frecuencia a un perro

Como ya dije al inicio, lo primero es por su salud. No importa si el perro vive dentro o fuera, pensad que aunque su pelo es una barrera que protege la piel, si lo dejamos sin bañar mucho tiempo toda esa porquería que pulula en el ambiente terminará llegando a ella. No se trata de la limpieza del polvo o los malos olores, se trata de la limpieza de la polución de los coches, fábricas, humo de tabaco, residuos del friega suelos que usamos, bacterias que va recogiendo por la calle…